2. Cómo se produce la conexión entre "REI" y "KI"

 

  • Según la acupuntura china (que tiene más de 5.000 años), se denomina “Chi” a la energía vital que circula a través de meridianos por el organismo. La acupuntura japonesa (con 3.000 años de antigüedad) la llama “Ki” y el Hinduismo la denomina “Prana”.
  • A lo largo de los años se han desarrollado técnicas de respiración y ejercicios de yoga para activar esta energía y lograr el equilibrio energético. Mientras en China y Japón piensan en términos de meridianos, en la India se les denomina “chakras”.
  • Los chakras están distribuidos por todo el cuerpo, a lo largo de la columna, desde la base hasta la corona. Hay siete chakras principales, cada uno de ellos asociado a unos órganos en base al lugar físico que ocupan en nuestro cuerpo. 
  • La energía local que cada ser vivo poseemos (“Ki”) es requerida por los órganos en cantidades distintas para su correcto funcionamiento. Si el “Ki” deja de circular en una parte del cuerpo, los órganos de esa zona podrían bloquearse (dejan de funcionar correctamente), desencadenando diversos trastornos y enfermedades.
  • El Reikista pone en contacto al receptor o paciente con la Fuente o energía Original, ofreciéndose como puente entre ambos. En el momento en que se produce dicha conexión, la energía “Rei” fluye por el organismo del receptor, desbloqueando la(s) energía(s) “Ki”, y ayudando al funcionamiento correcto de los órganos.