De paseo contigo

17.03.2013 13:35

Ayer viniste a buscarme y estuvimos toda la noche de paseo. Me atrevería a decir que te aprovechaste un poco de la situación, ya que estaba inmensamente feliz de verte y me tuviste horas y horas corriendo detrás tuyo.

Por la mañana me desperté sonriente, con tu único recuerdo en mi mente. Hacía tiempo que no me visitabas y aunque conociéndote no me resulta extraño, empecé a pensar que nuestros paseos y juegos se habían acabado. Y es que siempre he dicho que eres un vendido...

Estabas resplandeciente. Tus tonos marrones y blancos brillaban en la distancia. Tu gesto de "morro torcido" cuando observabas atentamente la pelota a punto de ser lanzada, seguía siendo el mismo de siempre. ¡Parecías una mascota sacada de un cuento de hadas!

Gracias por compartir conmigo tu pasión por la vida, y de inundarme de ilusión aunque tan sólo fuera por unas horas. Me encantó acariciarte bajo las estrellas.